TRAVESÍA TUNJA – ARCABUCO

Jornada 1: Moniquirá - Arcabuco

Aprovechando el viaje de un familiar a la capital de Boyacá, decidimos sacarle el máximo provecho a un fin de semana con festivo para seguir conociendo el espectacular Departamento de Boyacá. 

 

Diseñamos un circuito de 3 etapas no muy extensas con el fin de cumplir con el tiempo que teníamos disponible. 

 

Para la primera jornada comenzamos en el puente de Boyacá y tomamos el desvío a Samacá para pasar por Santa Sofía y llegar hasta Moniquirá. En el camino descenderemos por el Alto de Desaguadero el cual siempre será emocionante ya que el estado de la vía es muy bueno y su inclinación y longitud permiten tomar muy buena velocidad por un buen rato (eso sí, siempre muy atentos para mantener el control y evitar mayores riesgos). 

 

En esta ocasión no entraremos a Villa de Leyva sino que tomaremos el desvío hasta Santa Sofía en el cual subiremos un puerto que aunque en esta ocasión no lo documentamos detalladamente, con seguridad lo haremos en un viaje futuro. Eso sí, no nos saltamos la visita al parque y la Iglesia – que la verdad, tiene un estilo bien peculiar. 

 

Después de una breve pausa para hidratarse, el próximo punto de referencia es Moniquirá, una de las principales cabeceras del departamento con un clima templado muy agradable y donde los cultivos de guayaba impregnan el ambiente. 

 

Una vez llegamos a Moniquirá, sin mucha demora tomamos camino hacia Arcabuco e iniciamos el reto que vinimos a superar: Alto el Sote (48 km al 3%) – de esos puertos que te hacen suspirar por la emoción, pero también transpirar por su longitud. Sabiendo lo que nos espera, y con sol de medio día que nos empieza a sofocar, realizamos parada para almorzar y tomar un respiro. 

 

Nuestro aliciente para pedalear los 25Km del segmento: Imaginar que, por estas mismas tierras y vías, grandes representantes como Nairo y Lucho Herrera daban biela para prepararse y representar al país ante el mundo. 

 

Tras poco menos de 2 horas, llegamos a Arcabuco y nos desviamos por la vía hacia Villa de Leyva, una ruta bien conocida y recordada por poner a prueba nuestra resistencia física y mental durante la última etapa de la Travesía a Barichara, no obstante, la experiencia y lecciones aprendidas nos fueron de mucha utilidad para estar mejor preparados para los viajes en bici. 

 

En esta ocasión recorrimos aproximadamente 8 Km y tomamos el desvío hacia la montaña buscando un pequeño hotel que nos encantó con su estilo natural, rodeado de verde y ambiente tranquilo. Eso sí, para llegar a este tipo de hoteles, lo más seguro es que se deban escalar unos buenos segmentos con pendientes doble digito que te saquen lo último que tienes guardado en las piernas y que hacen apreciar mucho mas la ducha y cama que te espera.

Jornada 2: Arcabuco - Paipa

Para el segundo día, así como tuvimos que escalar montaña para llegar al hotel, para salir de él también deberemos superar más camino montañoso.

 

No estaba dentro de nuestros planes, y aunque fue duro arrancar en herradura subiendo un alto cuyo promedio de pendiente era del 7.5% –Cerro El Morro-, el esfuerzo fue recompensado con una vista tipo postal de Arcabuco que esperamos no seamos los únicos en aprovecharla.

 

Tras llegar a Arcabuco y picar algo de comer, salimos a la vía principal y retomamos el puerto de montaña de este viaje: Alto El Sote. Nos faltan 21 Km hasta el desvío a Combita (faltarían 2km para hacerlo completo), así que con ritmo calmado pero constante comenzamos a recorrer los kilómetros haciendo la parada obligada en la casa de Nairo y poco después, alrededor de las 11.30am cruzamos Cómbita y llegamos a la doble-calzada Paipa-Tunja: Una vieja conocida.

 

No obstante, este es un viaje en el que nos podremos adentrar a esas poblaciones que muchas veces pasan desapercibidas y solo son un letrero más que pasan los carros a 100km/h en la autopista. Hoy no competiremos con ellos sino que visitaremos Oicatá, en donde almorzaremos corrientazo, después escalaremos Alto de Chivatá (8Km al 5%) – también terminando con una foto tipo postal-, recargaremos agua en Toca, para posteriormente llegar al segmento más interesante: 27Km de camino destapado hasta Paipa. 

 

Aunque en papel se veía como un segmento relativamente “plano”, como siempre estas apreciaciones engañan y nos encontramos con una serie de repechos y columpios que definitivamente te llevan a gastar bastante energía. Sin embargo, el destapado y el ambiente rural tienen un encanto especial que hace que este segmento sea muy agradable. 

 

Finalmente, terminamos con un increíble descenso en el que se aprovecha al máximo las bicicletas Hardtail con una sabrosa inclinación del -5%, con la arena volando tras las ruedas de 2.2”, sobrepasando huecos con la suspensión delantera…..bueno mejor dicho ¡¡Pura adrenalina¡¡

Jornada 3: Paipa-Alto de Palermo-Tunja

 Estando en Paipa, y siendo nuestro último día, teníamos que aprovechar para subir otro emblemático puerto de montaña del departamento: Alto Palermo con 13Km al 7%.

 

Como es usual, iniciamos temprano para cumplir la cita con nuestro transporte de regreso en Tunja, así que al comenzar el segmento, el cielo esta aun muy nublado y se siente un frío intenso. Sin embargo, los 3 km iniciales son los más duros por lo que al poco tiempo el cuerpo entra en calor y las chaquetas se guardan en la espalda.

 

La dureza de la ruta se hace evidente con las numerosas curvas tipo herradura que constantemente nos hace parar en pedales alcanzando una inclinación máxima del 14%¡¡; pero que a cambio, por el rápido ascenso, disfrutas de una vista panorámica de Paipa y que a medida que avanzas puedes ver la misma carretera que has superado, metros abajo.

 

Poco después de los 4 Km, la pendiente se suaviza en un más amable 7% y permite disfrutar de un cambiante paisaje que transita de los bosques de eucalipto, pasa por vegetación de pradera, para terminar con el paisaje de paramo a casi 3.400 m.s.n.m.

 

Curiosamente, el clima cambia rápidamente conforme avanzamos y nos regala un cielo azul despejado a mitad del recorrido que hace que esta ruta haya quedado grabada en nuestra mente.

 

El culminar el puerto “oficial”, es decir cuando acaba el pavimento, aprovechamos que vamos en la bici de montaña y avanzamos unos metros mas pero nos resistimos a la tentación de seguir adelante ya que tenemos una cita con nuestro transporte y no podemos perderla; pero definitivamente el camino al municipio de Palermo y Gámbita, entra en nuestra lista de pendientes.

 

El descenso los hacemos en 26 minutos, y con beneplácito vemos muchos ciclistas en el recorrido…. Si viviéramos en la zona, también lo haríamos muchas veces¡¡

 

Una vez volvemos a Paipa, recargamos energía con un buen caldo de costilla y arepa, recogemos maletas y empezamos el tramo hasta Tunja por la autopista.

 

Afortunadamente, encontramos unos colegas que en su día de entrenamiento, nos ayudan en un buen tramo a ahorrar unos buenos vatios.

 

Llegamos a Tunja a nuestro punto de encuentro satisfechos de haber conocido muchos pueblos y rutas del hermoso departamento de Boyacá.

MÁS TRAVESÍAS

SUSCRÍBETE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.