TRAVESÍA BOGOTÁ – CHIVOR

Jornada 1: Bogotá - Villavicencio - Cumaral

Gracias a unos amigos de la grupeta, oímos de la 3era Travesía Bogotá-Villavicencio organizado por la Secretaria de Turismo de Villavicencio, un evento muy especial ya que permite a los ciclistas transitar por la autopista al Llano que en condiciones normales está prohibida para el tránsito de ciclas debido a los túneles y alto tráfico.

 

Al conocer los detalles, lo vimos como una oportunidad para realizar un circuito completo de ida y vuelta hasta la capital del departamento del Meta y una aventura que, en condiciones normales, no sería posible. Así que en seguida comenzamos a diseñar la ruta de regreso desde Villavicencio que es el punto de llegada del evento.

 

La instrucción para la salida indicaba como punto de encuentro el Parque El Tunal a las 4.30am y desde el momento de llegada, un espectáculo de pequeñas luces rojas se veía distribuido en las vías, andenes y puentes de esta localidad de Bogotá.

 

Aunque se puede llegar a concluir que es una ruta “fácil” porque “todo es bajada”, no lo es tanto así,  pues existe un alto a superar y repechos escondidos en el camino. El ascenso al Tunel del Boqueron, se encuentra en la salida sur de Bogotá sobre la Avenida Boyacá e inicia en el puente cruzando el río Tunjuelito en el sector la Aurora. Los 9 Km de longitud se desarrollan en medio del ambiente urbano característico de una capital como Bogotá, con camiones, buses, cruces y semáforos; aunque evidentemente se avanza con mucha confianza, seguridad y rapidez por que en su mayoría estuvo cerrada para el paso del lote de ciclistas.

 

El alto termina en medio del cruce del primer túnel – Boqueron I – pero una vez finaliza, empieza el descenso lleno de adrenalina y emoción. En este caso, la habilidad ya no esta en la fuerza de las piernas sino en el control del manubrio y la aplicación de los frenos; y toda la atención debe estar puesta en los 100 metros delante de la rueda. Es muy importante ser prudentes por que la gravedad te arrastra y la bicicleta toma velocidad en unos cuantos segundos por lo que no nos podemos descuidar ni por los imprevistos que pueden aparecer en la vía, como la pericia de los demás ciclistas porque muchas personas pueden ser mas precavidas e ir más lento; o se tienen mucha confianza y te superan en cualquier momento….Así que nada de movimientos bruscos y siempre vigilando el rededor.

 

Así transcurren unos exorbitantes y acelerados kilómetros, no obstante existen 2 paradas que se realizaron previo a los túneles en el que se reagrupaba todo el lote para el cruce seguro de los túneles. Así mismo, después de Guayabetal y Pipiral, están esos par de kilómetros escondidos de subidas, que ponen la cosa interesante y te recuerdan que la gravedad es imparcial y así como te ayuda en el descenso, te frena en el ascenso.

 

Finalmente a media mañana, alcanzamos la meta establecida en el evento con la llegada al Parque Los Fundadores de Villavicencio, en donde crearon todo un espacio dedicado al ciclismo y un lugar de esparcimiento para todos los participantes y sus familias; sin embargo, tras tomar un corte descanso y comer algunas medias nueves, nos disponemos a montarnos nuevamente en nuestros caballitos para seguir nuestra ruta hasta Cumaral, municipio en el que pasaremos la noche.

 

Para llegar a Cumaral desde Villavo, se debe salir hacia el nororiente tomando la avenida 40 y la Carrera 23 para cruzar el puente sobre el Río Guatiquía, y desde ahí por la carretera sin pierde aproximadamente 22km hasta el parque principal de Cumaral, en donde aprovecharemos para almorzar el acostumbrado corrientazo.

 

Aprovechamos, porque aún es temprano, para caminar un rato el pueblo, nos abastecemos de agua y buscamos hotel para pasar la noche.

 

Conclusión de la jornada: Los 60km con mas adrenalina que hemos experimentado. No duden en participar en una futura edición de este evento, porque nosotros, seguro repetiremos¡¡.

Jornada 2: Cumaral - Santa María

Para nuestra segunda jornada diseñamos la ruta de regreso para adentrarnos en la cordillera pasando por Medina y San Pedro de Jagua hasta Santa Maria.

Conociendo las exigencias del caluroso clima llanero, decidimos madrugar un poco mas de lo acostumbrado para aprovechar lo más posible la frescura del amanecer y ahorrarnos unos minutos de sol que aun así serán inevitables. 

 

Los primeros 30Km serán sobre la autopista que conduce a Aguazul, por lo que el tránsito de camiones es una constante por lo que siempre que se salga de madrugada se deben tener buenas luces delanteras y traseras para asegurarse de ser visibles a los conductores.

 

El desvío a Medina nos recibe con 2Km al 7%, y vamos preparándonos para lo que serán las 3 subidas del día: Alto Gazaduje, Alto la Jagua y el Ascenso a Santa Maria; acompañadas además por una serie de repechos que hará la jornada todo un reto.

 

Conforme avanzamos cruzando los ríos Humea y Gazamumo iniciamos Alto Gazaduje que consta de 22Km al 2%, pero hacemos una parada en el parque de Medina para la respectiva foto y tomar un buen desayuno llanero. Y sí que vamos a necesitar la energía porque después de Medina, el asfalto desaparece y empieza el destapado.

 

A media mañana coronamos la cima del primer puerto y recuperamos en un segmento de bajada de 6Km, pero sin mucha espera, van apareciendo esos repechos y rampas que te roban una buena parte de la preciada energía.

 

Iniciamos Alto La Jagua (10.5km al 3%), pero una vez más el asfalto desaparece para dar paso a largos segmentos herradura que no permiten un avance tan rápido por lo que terminamos este puerto pasado el mediodía.

 

Siguen pasando los kilómetros y en el camino, por primera vez, nos encontramos una serie de túneles que atraviesan cortos sectores de montaña y que, aunque nos intimidan en un principio, convierten esta ruta en toda una aventura.

 

A media tarde terminamos el ultimo puerto, el Ascenso a Santa Maria de 18Km al 2.6%, es una subida tendida pero que su inclinación mas alta se encuentra en sus últimos 2Km, cuando las fuerzas ya han sido mermadas por el desgaste acumulado. Aun con el cansancio en las piernas, la satisfacción es muy grande y disfrutamos al máximo el descenso a la cabecera municipal que nos recibe con un particular y hermoso paisaje de una población envuelta en montañas.

Jornada 3: Santa María - Guateque

Esperábamos con ansias la tercera jornada ya que sabíamos iba a ser un recorrido muy especial en el que bordearemos el Embalse de Chivor por vía destapada, cruzando una docena de túneles, rodeados de montañas, y el espejo de agua de la represa. Sin embargo, era mucha subida para tan pocos kilómetros, por lo que presentíamos las piernas iban a arder.

 

 

Comenzamos con varias subidas y bajadas hasta el primer punto de referencia importante que era el muro de contención de la reserva, nos tomamos unos minutos para admirar esta maravilla del ingenio humano que hace reflexionar sobre el poder de la mente humana para usar la naturaleza a su favor.

 

 

Irónicamente, al seguir nuestro camino y encontrar la vía en un estado muy regular, hay sentimientos encontrados por haber visto una estructura de tan imponente como la represa, pero a la vez la incapacidad de tener vías en buen estado para conectar los diferentes municipios de la región.

 

 

Seguimos avanzando hasta el puente de Juntas, el puente en el extremo norte del embalse y la ultima vista panorámica que tendremos del mismo. Aprovechamos para tomar onces y despedirnos de tan maravilloso escenario.

 

 

Después de este punto, sabemos que la cosa se pone más seria ya que algunos kilómetros más adelante tendremos que superar el Alto Guateque (9Km al 6%). Tomamos ritmo y aunque avanzamos a buen paso, este día el clima nos pone a prueba con un cielo despejado y un sol implacable que aumenta la temperatura y el desgaste. Pero aun así llegamos a Guateque justo a la hora del almuerzo para comer en la plaza principal y rehidratarse con un espectacular jugo natural de guanábana.

 

Después de Guateque aprovechamos un descenso de varios kilómetros que nos permite alcanzar los 40km/h y 50Km/h en una vía recién asfaltada pero no terminada aún. Con los ojos bien abiertos nos devoramos esos kilómetros en una sobrecarga de adrenalina hasta el Puente Berlín, punto de cruce entre la vía de Guateque, la de Manta y Machetá.

 

Así comenzamos a subir el Alto del valle de Tenza (28 km al 4%), un viejo conocido que siempre nos saca canas. Pero en esta ocasión solo haremos un primer segmento ya que nos hospedaremos en un curioso hotel en medio de la montaña para sumergirnos en la naturaleza de la región.

 

Jornada 4: Guateque - Bogotá

Como es costumbre, para la ultima jornada el camino hacía Bogota ya es conocido así que lo tomamos con calma y aun ritmo cómodo (aunque no es que pudiéramos ir mucho más rápido la verdad….)

 

Como es fin de semana, vemos muchos ciclistas que utilizan a Machetá como ruta para los entrenamientos de fin de semana. La vía esta en muy buen estado ya que fue reasfaltada hace poco, el punto negativo es que es una vía de carril sencillo y que lamentablemente no dejaron berma para los ciclistas o peatones así que se debe estar muy atento al paso de los vehículos.

 

Antes del medio día ya pasamos el segundo puerto del día que es el Alto del Sisga por su cara norte y nos seguimos encontrando a muchos ciclistas lo cual hace agradable e interesante el segmento que resta para la capital que ya es conocido y que forzamos a nuestros cuerpos a dar lo ultimo que tenga guardado para terminar esta travesía con toda¡¡.

MÁS TRAVESÍAS

SUSCRÍBETE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.